Capítulo IV

Abrió la puerta del apartamento intentando hacer el menor ruido posible. Avanzaba sigilosa buscándolo por todos los rincones de aquel pequeño piso del centro de Barcelona. Avanzaba con el compás de una bailarina de ballet hasta llegar al baño. Allí lo encontró, con el cuerpo mojado y desnudo, mirándose al espejo mientras sostenía en una mano una hoja de afeitar, y con la otra, sostenía en alto su larga melena. “Es extraño”, pensó, “pero cada día que pasa, deseo más a este extraño”.

Fue hacia él y lo abrazó por detrás.

―Ven conmigo ―le dijo, interrumpiendo su faena―. Ven conmigo, que tengo algo que contarte.

Lo arrastro de la mano hasta el sofá y lo hizo sentar justo en su centro. Se sentó encima de la pequeña mesita de salón, la que quedaba justo enfrente de él, y empezó su relato; desde el principio, desde primera hora de la mañana hasta hacía apenas un minuto, cuando había entrado por la puerto: qué había hecho, dónde había ido y con quién, y qué le había dicho el doctor Ramón.

―Ha ocurrido. Por fin ha pasado. Por fin estoy embarazada. Estoy esperando un hijo tuyo ―dijo mientras le sonreía.

Él la miró en silencio. La miró con una mirada que quemaba; como con fuego en las pupilas. Su corazón indomable, parecía invadido por una ligera taquicardia; latía deprisa y fuerte, moviendo a placer su desnudo y firme pecho. “El miedo. El miedo y la incerteza” pensó ella.

Pero no. No era nada de eso; no era ni miedo ni incerteza. Los latidos del corazón eran de felicidad y el fuego en los ojos se convirtió, en una milésima de segundo, en agua salada que le resbalaba por las mejillas. Dejó caer suavemente su cabeza mientras lloraba, y las largas piernas de ella amortiguaron su caída. Y allí se quedaron los dos, inundados por el goteo de su propia felicidad; el resto del mundo desapareció.

← Capítulo IIICapítulo V →

2 commentarios

  1. […] Capítulo II Capítulo IV […]

    Responder
  2. Capítulo V - IBRA ASSEZ FOU
    febrero 22, 2018

    […] ← Capítulo IV — Capítulo VI → […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba